Inicio Conciencia Ciudadana Democracia y Dictadura

Democracia y Dictadura

Compartir

cc17

SEGUNDA PARTE: EDUCACIÓN CÍVICA

10.—Democracia y Dictadura

Hay que llamar las cosas como son para evitar equivocaciones y confusiones. Una de las palabras que más interpretaciones ha tenido es la palabra Democracia. En su significado gramatical está compuesta de las voces griegas Demos, que significa pueblo, y Kratos, que significa autoridad. O sea la doctrina política que reconoce como única autoridad al pueblo por medio de sus representantes libremente elegidos. Y para que ésto sea así, el pueblo debe tomar parte activamente en la elección de sus representantes, libremente de acuerdo con su conciencia, sin sobornos y sin coacción.

Como lugar común se dice y se repite que “Democracia es el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, aunque sin detenerse nadie a meditar sobre el verdadero significado de esa frase de Lincoln.

La idea primordial de la Democracia se basa en que las cosas que afectan a todos los que forman un conglomerado social deben ser resueltas por la intervención directa o indirecta de todos, en beneficio de todos.

La Democracia Representativa o indirecta se manifiesta en la idea de la representación de todos por medio de unos pocos, elegidos mediante elecciones libres. Es la forma ideal de organización del Estado en los pueblos civilizados.

Las personas elegidas en los Estados Democráticos para desempeñar una función pública, están sujetas a la crítica pública, en la prensa independiente y en la tribuna pública y asumen la responsabilidad de desempeñar el cargo con capacidad y honestidad.

Las Dictaduras son opuestas al sistema democrático a un Estado gobernado por un Dictador se le llama Estado Totalitario, porque el Dictador o el partido oficialista asumen la totalidad de las funciones. Es la manifestación del absolutismo medioeval que degenera en despotismo y tiranía. No importa que sea de derecha o de izquierda.

En los Estados totalitarios manejados o gobernados por un Dictador, éste asume todos los poderes, sin limitaciones de ninguna especie. Sólo prevalece su voluntad. Puede tener consejeros, pero sus consejos pueden o no .ser atendidos. Puede existir la división de los Poderes del Estado, pero sólo de nombre, como pantalla para engañar a los ignorantes y a los que de dentro o de fuera les interesa ser engañados, porque sacan ventajas del engaño.

 Generalmente los Dictadores asumen por conveniencia el rótulo de anticomunistas, para que las Democracias auténticas, por temor al comunismo, tengan tratos con ellos y los admitan en las reuniones internacionales.

 Para mantener incólume el espíritu democrático y la libertad en el mundo y asegurar una paz universal con justicia, es necesario que. los gobiernos democráticos y los pueblos auténticamente libres, no reconozcan a los Dictadores, ni traten con ellos, ni les compren, ni les vendan, ni los visiten, ni los elogien, ni los acepten en las reuniones internacionales, solidarizándose con los pueblos que los sufren, para que como pestes que hay que eliminar sean aislados de todo contacto con el mundo exterior.

 Sólo eliminando a los Dictadores puede haber en el mundo libertad y paz con justicia.