Inicio En 3 puntos... …¡Doscientas no son paja de coco!

…¡Doscientas no son paja de coco!

Compartir
[ Publicidad ]popular

Con gran orgullo les presento nuestra edición 200. Suena tan fácil escribirlo o decirlo, pero vivirlo es toda una ilusión. Fundada en 1966, con publicación trimestral en sus inicios para luego pasar a bimestral, hay que tirar muchos números. Por ejemplo, yo empecé a trabajar con Bohío en el año 2005, en la edición 127 para ser exacto, lo que quiere decir que ni siquiera la mitad de las ediciones las he trabajado.
Por eso considero que el mayor mérito es para todas las personas que en estos casi 51 años han dado lo mejor de sí en editar, diagramar, cortar y pegar con tape rojo (striping), traducir, embalar, cargar cajas…, y en especial a sus fundadores, mis abuelos don Luis Caminero (fallecido) y doña Rita Cabrer.
Como ven, con la portada quisimos romper un poco, y hasta la coincidencia de estar imprimiendo en la ciudad de Miami desde 1982 hace que se nos cuelen unos tonos al estilo del maestro brasileño Romero Britto; espero que les guste. De nuevo, gracias al equipo actual que labora en Ediciones Cabrer. Sin ustedes, sin nuestros colaboradores y preciados clientes sería imposible editar ni tan solo una página. Gracias del alma.
Nuestras secciones habituales también serán de su agrado, pues nos esmeramos en que el contenido esté a la altura de los lectores y de la trayectoria de medio siglo que nos hemos labrado. Sobresalen en esta edición la entrevista a Nicolás Scafuro, vicepresidente de Kayak para Latinoamérica y especialista en innovación y desarrollo de productos; los retos actuales de la industria del golf, un tema abordado por Willy Pumarol I, empresario, entrenador y apasionado de este deporte; y los perfiles profesionales que demanda la industria hotelera en esta era en la que priman las nuevas tecnologías de la información.
Destinos y escapadas, ciencia, tecnología, acción social, ecología, fitness, deporte, nutrición, moda y el resto de las secciones regulares completan una edición que va a quedar en la historia del mundo editorial dominicano como un hito difícil de emular.
Como las sorpresas e innovaciones siempre han sido parte del trademark de Ediciones Cabrer, quiero arruinar la primera parte (la de la sorpresa) y contarles un poco, como acostumbro cada octubre, sobre la Guía Nacional de Turismo, La Cotica. Bueno, pues resulta que se nos cayó un “pote de leche” de creatividad en nuestras portadas. Y en nuestro interés por seguir apoyando el talento “Made in RD”, llevamos cinco escenarios típicos dominicanos a tierras extranjeras a modo de tarjeta de presentación de nuestro variado destino. Sabemos que fascinarán. Pronto las verán a través de nuestras OPT nacionales e internacionales.
¡Nos reencontramos en diciembre!
¡Un abrazo!

Compartir
Artículo anteriorLa belleza de las cicatrices
Artículo siguienteEl número 200