Inicio Articulos Frutas y verduras que cobran vida con arte

Frutas y verduras que cobran vida con arte

Compartir
[ Publicidad ]

Seguro que más de una vez, cuando has ido a un resort o a una celebración con bufé, te has admirado ante las frutas talladas que adornan las estaciones de alimentos y refrigerios. No creas que esta tendencia es de hace solo algunos años. El arte de la talla de frutas y verduras se remonta a dos mil años en la antigua China, donde se usaba para decorar platos y eventos.

Del gigante asiático pasó a Tailandia en el año 1364, cuando una de las princesas de palacio decidió decorar una balsa de troncos de banano (usada en la ceremonia tradicional Loi Krathong) con figuras talladas en frutas. El resultado llamó la atención del rey, quien no tardó en impulsar este arte para uso exclusivo de la corte. Otros países del continente, como Japón, Filipinas y Corea, también adoptaron la singular práctica.

En nuestros tiempos esta técnica, a la que se denomina mukimono, va más allá de destacar las formas y los colores de los alimentos, también persigue resaltar los aromas y sabores para estimular el apetito. Frutas como el melón, la sandía, la lechoza, el kiwi, la piña, la manzana o la pera y verduras como la auyama, la zanahoria, el nabo, la berenjena, el pepino, el pimiento o el apio son las más usadas para la talla.

Las herramientas utilizadas son una serie de espátulas y cuchillos muy finos y afilados, similares a los que encontramos en el taller de un escultor tradicional. La forma de cortar depende de la textura de la fruta o verdura, pues algunas son más fáciles de manipular con cortes en tiras circulares, otras en dibujos geométricos o en cintas, de manera que se puedan reproducir flores, hojas, paisajes, animales, rostros humanos y las más disímiles figuras.

Dada la fragilidad de la materia prima, el tallador debe mostrar la mayor destreza, sobre todo en diseños complicados que requieran entrelazar o doblar cortes.Para el mejor manejo a la hora de trabajarlas, se recomienda poner a reposar ciertas frutas y verduras en agua con hielo. En el caso de las que se oxidan más rápido, como la manzana o la berenjena, se emplea zumo de limón o vinagre.