Inicio Escapadas El Hoyo de Pelempito, una depresión natural que alegra los sentidos

El Hoyo de Pelempito, una depresión natural que alegra los sentidos

Compartir
[ Publicidad ]

Ubicado en el Parque Nacional Sierra de Bahoruco, esta gran depresión geográfica se compone por un abrupto y montañoso terreno que traspasa la frontera y llega hasta el país vecino. Sus temperaturas oscilan entre los 25 y 0 grados Celsius, dependiendo la época del año y hora en que se visite.

El Hoyo de Pelempito, una de las áreas protegidas dominicanas con mayor biodiversidad, registra unas 439 especies de flora endémica, el 52% de las orquídeas conocidas en el país, mientras que su fauna se destaca por la existencia una gran variedad de aves, 19 de ellas de origen nativo, así como la Jutia, Iguanas Rinocerontes, Iguanas de Ricord y el Solenodonte, mamíferos en peligro de extinción que han hecho de este singular lugar su hogar.

Curiosidades de su orografía:

Al visitar el Hoyo de Pelempito desde Pedernales, Cabo Rojo, puede apreciar extensos montes de coníferas así como senderos recubiertos del mineral rojo, la Bauxita.

Su superficie, plana, abarca aproximadamente 12 kms, limitada por paredes amplias que alcanzan hasta los 600mts de dimensión. Su fondo se identifica a unos 700 mts bajo el nivel del mar.

El origen de esta depresión geológica se adjudica al hundimiento de un inmenso banco de coral emergido del océano, así como la convergencia de varias fallas tectónicas.

Entre forma de Pera y de triángulo, así describen la forma en la que se visualiza el Hoyo de Pelempito.

Cuenta la leyenda urbana que la cúspide de esta depresión reúne una cantidad importante de energía positiva, la cual atrae a esotéricos no solo del país sino de otros lugares del mundo.

Visitar el Hoyo de Pelempito

El acceso más fácil es desde Cabo Rojo, a unos 1,165mts de altura existe un centro habilitado para visitantes, con hermosos senderos interpretativos, área de baños e incluso áreas de picnic y descanso.

Un pasado entre leyendas y formaciones geológicas particulares, es lo parte de lo que podemos encontrar al visitar el Hoyo de Pelempito.

Por Milka Hernández

Experta en Marketing Turístico