Inicio Por Dentro La chacabana Elegancia que no pasa de moda

La chacabana Elegancia que no pasa de moda

Compartir
[ Publicidad ]popular
Todavía no está claro el origen de la guayabera, o chacabana, como la conocemos en nuestro país. Al parecer existe una disputa entre Cuba y República Dominicana en cuanto al surgimiento de esta prenda que no pierde actualidad.

En la isla vecina se dice que un campesino le pidió a su esposa que le hiciera una camisa cómoda para trabajar en el campo. La mujer nunca imaginó que su novedoso y funcional diseño iba a cobrar popularidad mundialmente. Se le denominó “yayabera”, porque solía usarse en la zona del río Yayabo. Pero cuenta la leyenda que los labriegos de la región aprovechaban sus bolsillos para acopiar guayabas; de ahí que su nombre cambiara a guayabera.
Los dominicanos preferimos la versión criolla de la historia: un grupo de jóvenes estaba recogiendo guayabas cuando un caballero vestido de camisa blanca de cuatro bolsillos se acercó y pudo llevarse una mayor cantidad de frutos. Tiempo después, el glorioso Máximo Gómez introdujo la guayabera en Cuba.
En los últimos 200 años esta prenda de vestir se ha transformado para bien. Primero era lisa, con apenas cuatro bolsillos que permanecen en la actualidad, pero un sirio que llegó a La Habana a principios del siglo XX se encargó de introducir el dibujo de las alforzas que mejoró la estética, y es ese el modelo que se identifica con la guayabera tradicional.
En Hippolito hemos revolucionado su diseño, al incorporar confecciones y tejidos europeos, para crear un estilo de camisería de alta calidad en las guayaberas tradicionales. Además, hemos creado varios modelos con texturas y detalles únicos de nuestra marca. El lino en todas sus variantes, sigue siendo, a pesar de los años, el tejido clásico más utilizado, aunque también se confeccionan en algodón, que son las más comunes.
Para las féminas
El blanco continúa siendo el color con mayor demanda, por la elegancia y sobriedad que denota, pero también encontramos diseños a rayas, cuadros, estampados y colores de temporada. Las mujeres también se han apropiado de la guayabera. Por eso en Hippolito quisimos destacar la silueta femenina incorporando cortes clásicos de entalle dentro de la pieza, cubiertos por las tradicionales alforzas. Con estas transformaciones hemos creado una prenda muy femenina y de gran aceptación en este nicho de mercado.
Prenda oficial
En Cuba la guayabera fue declarada prenda oficial para los actos del ceremonial diplomático del Estado y el Gobierno. Con los cubanos emigrantes la prenda se esparció por el Caribe y el mundo, y hoy ya se producen hasta en China. Durante la década de los años 30 los mexicanos las compraban en Cuba y las llevaban a su país, en especial a la península de Yucatán, donde se le llamó yucateca. Allí, especialmente en Mérida, es la prenda característica, incluso para el diario vivir, dado el calor de la zona y lo fácil que resulta llevarla. En Filipinas la guayabera es la prenda típica del país. Donde sea que haya llegado, se ha adaptado su diseño y por eso no es extraño encontrar modelos con aplicaciones de bordados y encajes, en lugar de alforzas.
La guayabera tiene una composición de camisa, pero es una pieza mucho más hermosa y elaborada, con bolsillos que aportan comodidad. Destaca por su frescura y elegancia, a tal punto que es una prenda apta para ir a cualquier sitio y a cualquier hora, sobre todo si es de mangas largas. Con ella te sentirás, como si llevaras traje y corbata. 
Algunos famosos que han usado las confecciones de Hippolito pueden dar fe de ello, nos referimos al presidente estadounidense Barack Obama, el expresidente George Bush, el magnate jamaicano Michael Lee Chin, el príncipe Harry de Gales, el empresario Gustavo Cisneros y artistas de la talla de Plácido Domingo y nuestro Juan Luis Guerra. 
Por Gloria Peña
Directora Creativa de la marca
Gruppo Época
Gloria-Pena