bohionewslogo-small

bohionewslogo-small

Cortos publicitarios han insistido en la expresión “Es tiempo de Cuba” y precisamente el término “tiempo” es el que revela la autenticidad de su inigualable capital, La Habana. Sin estar ajeno a la realidad política y social de este país, el visitante podrá llevar consigo de regreso un equipaje cargado de, además del ron Habana Club, experiencias únicas que compartir.

Moverse en La Habana

Las ansias de ver carros antiguos desde el Aeropuerto Internacional José Martí tendrán que esperar hasta llegar al centro, pues en la terminal sorprende la flotilla moderna de taxis. Una vez nos vamos adentrando en la ciudad, sentimos que estamos en el set de grabación de una película de los años 50: por todos lados se divisa vehículos de esa época que aportan con su colorido y carrocería intacta contrastes que su cámara fotográfica amará.

Tiene la oportunidad de recorrer las principales calles de La Habana y su centro histórico en un Chevrolet convertible antiguo por un módico precio. Estos taxis, a los que los cubanos llaman “almendrones”, en su mayoría carecen de aire acondicionado, pero son suficientemente cómodos y espaciosos en su interior. Si es aventurero y quiere entrar más en contacto con los habaneros, resulta ventajoso usar su transporte público, sobre todo los que cubren rutas, ya que además de ser extensas cuestan un 90% menos.

La creatividad, conjugada con la laboriosidad del cubano, ha dado paso a peculiares y beneficiosas alternativas de transporte, como los famosos “cocotaxis” y “bicitaxis”, que permiten el traslado en cortas distancias, una experiencia a la que se suma una amena charla con sus ocurrentes conductores.

Para los que piensan tener una estancia corta en La Habana, una opción que pueden aprovechar para hacer un “city tour” es el Habana Bus Tour, autobuses panorámicos que por 10 CUC (9USD) incluyen un recorrido por los principales lugares turísticos de la ciudad. Puede subirse en cualquier punto del paseo y bajar también, y tomar el servicio siguiente para continuar. Pero sin dudas, si dispone de buen calzado y ropa ligera, la mejor manera de conocer La Habana es caminándola.

cuba2

Sabores

Los restaurantes y “paladares” (restaurantes privados) están por doquier. Definitivamente no se pasa hambre en Cuba, aunque sí hay que aceptar que el uso de algunos condimentos en su cocina pudiera ser algo molesto para quien no está acostumbrado. Hay de todos los precios y especialidades. En el Vedado pudiera recomendar 4YOU, un restaurante que se especializa en mariscos, es pequeño con una ambientación victoriana elegante, pero muy acogedor; y el paladar Fonda La Paila, con un extenso menú de platos criollos. En el Centro Histórico es muy amplia la oferta, pero le animo a por lo menos una vez probar un paladar casero, en el que el buen sazón y las esmeradas atenciones de sus encargados le darán un “gran provecho”.

En la parte antigua están las cervecerías artesanales La Plaza Vieja y la Antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco justo al lado del Mercado San José, por lo que después de sus compras pase por una cerveza clara, oscura o negra y disfrute de exquisitos platos. En ambas podrá pedir los famosos cilindros de cervezas que alcanzan hasta para 12 personas e incrementan diversión a los comensales.

Los mojitos cubanos, renombrados en el mundo entero, forman parte de la carta de todos los bares, pero porqué no aprovechar y tomarlos donde se crearon, en La Bodeguita del Medio, uno de los bares más famosos del mundo. Y si de tragos se trata, no deje de visitar la cuna del daiquiri en otro emblemático restaurante cubano, El Floridita, reconocido gracias al escritor estadounidense Ernest Hemingway, quien era un asiduo visitante.

Música

No le faltará ritmo a su visita. En casi todos los establecimientos, por pequeños que sean, habrá música en vivo. Para que se lleve su estampa musical, es reglamentario que asista a un show de Tropicana (excede cualquier expectativa); al Piano-Bar Mesié Julián un viernes, en Le Select, elegante mansión en Miramar que sirvió de residencia al Che Guevara tras el triunfo de la Revolución Cubana, y donde la cantante Yaima Sáez ofrece el espectáculo “Inolvidable”; y ya para bailar, La casa de la música, una institución en sí misma.

Como referente cultural, la Fábrica de Arte Cubano, un lugar donde confluyen todas las expresiones artísticas de destacados y talentosos artistas locales y cuenta, además, con una sala para música y recreación.

cuba3Sitios de interés que debe incluir en su agenda

Centro Histórico de La Habana vieja. Pudiera dedicarle todo el artículo, pero prefiero invitarlos a vivir la magia. Recomiendo al menos un día completo solo para recorrerlo. No tiene que hacerlo con un plan, ya que el mismo centro en sí marca sus caminos.

Almacenes San José. Más que un mercado para adquirir recuerdos, es la mayor exhibición de la artesanía cubana, que es muy rica y de calidad. Los precios son económicos y la variedad es significativa. Entre los más preciados no faltará la colección de carros antiguos de madera, el sombrero cubano, el ron Habana Club, cigarros cubanos, pinturas, tallas en madera...

Museo del Ron. En la Plaza San Francisco de Asís, en el Centro Histórico, justo frente al puerto de La Habana.

Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”. Ubicado en el Paseo del Prado, a una cuadra de la pasarela que protagonizó Chanel para su sofisticada colección Crucero 2016-2017 y próximo al majestuoso Capitolio (Actualmente en remodelación).

Plaza de la Revolución. Aquí el papa Francisco celebró una misa abierta en su visita en 2015.

Necrópolis de Colón. Cementerio más grande de América, declarado Monumento Nacional. Representa una exposición abierta de suntuosos estilos arquitectónicos y de historia.

Hotel Nacional de Cuba. Hotel emblemático. Aunque no esté hospedado, puede disfrutar de sus jardines y sus hermosas vistas. Aquí se alojó el presidente Barack Obama en su visita a Cuba.

El Malecón. Cita popular nocturna. Sin importar el día, miles de personas se desplazan a lo largo de sus casi 15 kilómetros como una manifestación de un pueblo vivaz y orgulloso de sí.

Callejón de Hamel. En el Centro de La Habana, que es un homenaje a la cultura Afrocubana, destacándose entre otras expresiones, la Santería.

Helados Coppelia. Helados con sabor a tradición cubana.

CRISTINACristina Rosario
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
IG @cristihele