bohionewslogo-small

bohionewslogo-small

Willy Pumarol es uno de los pocos dominicanos que vive del golf profesional. Nació en Nueva York hace 28 años y a los pocos meses sus padres regresaron con él a República Dominicana. Su pasión por el golf comenzó cuando ya había cumplido los nueve años, aunque el golf siempre estuvo presente desde los tres años, cuando sus padres le regalaron unos palos de plástico. En su familia el golf ha tenido un papel preponderante; primero fue su abuelo y después su papá, que todavía juega.

“Me llevaban a verlos jugar los fines de semana en Playa Grande, Casa de Campo Resort & Villas y en todos los campos del país. Eran momentos muy lindos. Luego ya me dejaban jugar con los grandes: tío Jack Corrie, Luis Pérez (“Laps”) y Otto, que conformaban el foursome de mi papá. Mi pasión creció mucho más cuando a los 17 años me mudo a Estados Unidos y comienzo a entrenar “full time”. Descubrí que eso era lo quería hacer con mi vida”, nos revela Willy.

Ganar un campeonato nacional a los nueve años debe ser inspirador, un impulso para perseguir tus sueños. ¿Qué recuerdas de esa victoriosa jornada?

Ese fin de semana nos fuimos mi padre, mi hermano pequeño y yo a jugar el “Nacional” en Casa de Campo Resort & Villas. Nos quedamos en un hotel pequeño de las afueras y por las mañanas íbamos a Pollo Victorina, que en aquel entonces incluía mangú en el desayuno. Luego a entrenar. En esa categoría jugábamos solo nueve hoyos cada día. Recuerdo no haber jugado bien el primer día, y Rodolfo Prince me iba ganando por cinco palos. Juan Nolasco venía jugando mejor que yo después de los primeros nueve hoyos. Otro buen desayuno el domingo y salimos para los últimos nueve hoyos. Después de arrancar con par al hoyo uno me sentía bien y feliz, y pude ganar el torneo. Tengo una foto hermosa recibiendo el trofeo. Fue grandioso.

PUMAROL2¿Quién es tu ídolo en el golf?

Jack Nicklaus. No pude verlo ganar en vivo y en directo, solo en videos. Sus récords hablan por sí solos pero lo que más me llena de inspiración y emoción es lo que ha logrado con su familia fuera del campo. Lleva toda su vida casado con Bárbara y los dos han ayudado a muchos niños en Estados Unidos con su Nicklaus Children’s Health Care Foundation.

Háblanos de tus años en Barry University, cuando integrabas el equipo de los “Bucaneros”. ¿Cómo influyó en tu preparación el coach James Stobs?

Barry University y el coach Jimmy Stobs me enseñaron disciplina, organización, preparación, trabajo en equipo, sacrificio, respeto a las autoridades y a las reglas… En esos años en Barry me formé como hombre y me organicé en muchas cosas de mi vida. Me gradué de Business Management y tuve cuatro años sólidos de golf en los que cada año jugaba mejor. Fue una bendición de Dios haber llegado a Barry con el coach Stobs. Hoy sigo teniendo buena comunicación con él y a veces jugamos golf cuando estoy por Miami. Stobs es un líder por su ejemplo y su forma de actuar.

¿Qué significa para ti la reciente designación que te hizo Casa de Campo Resort & Villas como su embajador de golf?

Me llena de orgullo y felicidad. Mi carrera como golfista profesional ha estado llena de sacrificios y momentos difíciles económicamente. Gracias a Dios y mi familia hemos podido sobreponernos y mantener la esperanza que los mejores momentos están por llegar. Casa de Campo Resort & Villas siempre me ha apoyado, primero cuando necesitábamos el campo para hacer el “Willy Pumarol Golf Classic”. Gracias a don Papo Menéndez y su hija Erika conseguimos su apoyo; Gilles Gagnon también nos ha abierto las puertas. Este año, gracias a mi papá y su amistad con Andrés Pichardo, pudimos conocernos y llegar a este acuerdo. En lo personal mi campo favorito siempre ha sido Teeth of the Dog y ahora estoy aprovechando esta oportunidad al máximo. Voy a seguir dando lo mejor de mí en cada torneo y poder agregarle valor a Casa de Campo Resort & Villas.

PUMAROL3Eres el golfista dominicano que más lejos ha llegado. En tu excepcional trayectoria está el hito de haberte convertido en el primer golfista nacional en ganar la tarjeta en el PGA Tour Latinoamericano… ¿Cuáles son tus metas?

Haberme ganado la tarjeta del PGA Latinoamericano por mi desempeño en los torneos es una sensación difícil de explicar. Me llenó de felicidad, entusiasmo, pasión…, fue la validación a mi trabajo y muchas cosas que no tienen precio. Esa sensación me motiva a seguir adelante y alcanzar las siguientes metas. Ese logro tiene un lugar especial en mi corazón por haber sido mi primera victoria en un torneo en Estados Unidos al que asistieron jugadores profesionales de todo el mundo. Que haya sido el primer dominicano es un extra que me da emociones mixtas. Mi próxima meta es poder conseguir estatus en el Web.com o en el Tour Europeo a finales de este año. Para ello estaré jugando torneos del PGA Latinoamericano y del Mackenzie Tour durante el verano.

Una parada del PGA Tour de Estados Unidos se jugará el año próximo en República Dominicana, una oportunidad de mostrar al mundo la calidad de nuestros campos de golf.

Estoy muy contento que tendremos nuestro primer torneo del PGA Tour en República Dominicana. Nuestro país estará en los ojos de millones de personas alrededor del mundo gracias a la plataforma que tiene el PGA Tour y ojalá que el público dominicano esté presente para ver a los mejores jugadores del planeta en vivo y en directo. Este torneo ayudará a nuestra industria turística, en especial al sector de golf. Es una oportunidad inmensa para los golfistas nacionales y haré todo lo posible para estar compitiendo en este gran evento.

El golf siempre se ha considerado un deporte de élite. ¿Crees que es posible masificarlo como lo han hecho otros países?

Desde sus inicios el golf se ha considerado un deporte de élite. Es posible masificarlo como lo han hecho México, Argentina, Colombia y otros países. Debemos aprovechar la cantidad de campos de golf que poseemos, pero para masificar este gran deporte el gobierno tiene que decir presente. Sin el apoyo gubernamental realmente seguiremos donde estamos hoy: sin un campo público, sin una escuela de golf pública, sin programas de golf en colegios ni universidades… El golf te enseña muchas cosas que van más allá del deporte: humildad, sinceridad, respeto, paciencia, templanza, y soy testigo de esto. Una de mis metas es ayudar a masificarlo en el país.

¿Qué momento de tu joven carrera atesoras como el más trascendental

Cuando gané el PGA Latinoamericano Tour Q-School en Sebring, Florida. Fue un torneo muy importante en el que mantuve la calma y la garra durante toda la semana. Pude ganar en un desempate con birdie en el tercer hoyo. Fue bien dramático y a la vez lleno de confianza y fe.