bohionewslogo-small

bohionewslogo-small

La Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (ASONAHORES) ha expresado por medio de un comunica su rechazo total al denominado “asalto – embargo” que grupos de personas han puesto en practica para reclamar algún derecho a un establecimiento hotelero en el país e hizo un llamado a las autoridades para que accionar de manera contundente para detener estas practica que afectan al sector turístico nacional

Recientemente un grupo formado por unas 150 personas montadas en camiones, armados con machetes y pistolas, irrumpieron de forma violenta en el Hotel Grand Bahía Príncipe La Romana, rompiendo la valla de seguridad de la entrada del complejo y llegando hasta el lobby, con el consiguiente alboroto y pánico entre los clientes que presenciaron los hechos”

Una unidad del Cuerpo de Seguridad Turística (CESTUR) del Ministerio de las Fuerzas Armadas, apoyada por la fiscalía de San Pedro de Macorís y efectivos de la Policía Nacional, fue avisada e intervino para impedir que se completara la operación al comprobar que no estaba autorizada.

Las autoridades arrestaron 63 de los participantes y dos abogados actuantes y presentados al tribunal para que estableciera medidas de coerción. Los abogados fueron dejados en libertad y para el resto del personal se dictó una garantía económica y presentarse en la fiscalía

Ante esta situación, Asonahores solicitó a la Suprema Corte de Justicia, a la Procuraduría General de la República, al Consejo de Poder Judicial y la Policía Nacional adoptar “medidas contundentes para erradicar esta práctica”.

La entidad dijo por medio de un comunicado que “Los embargo asaltos son un tema recurrente, y son posibles porque se adulteran los procedimientos en los procesos judiciales, porque funcionarios de la justicia y miembros de la Policía se prestan para estas acciones que son realizadas con  violencia y constituyen una peligrosa amenaza para la imagen del país y el turismo.”

Dice que ha denunciado esta situación con anterioridad preocupada por el efecto que estas acciones violentas pueden tener en el flujo de visitantes y en el daño que puede provocar al país como destino de inversión, porque si se quieren desarrollar nuevas zonas turísticas y aumentar el número de visitantes, hace falta la inversión externa.

La organización señala que esta es una historia –principalmente de litigios laborales- jalonada por citaciones irregulares o “en el aire”, audiencias sin la presencia de la parte demandada, sentencias que no son notificadas y uso de cuadrillas de armadas que no son parte de la fuerza pública; todo organizado por personas que se presentan como abogados en ejercicio.

“ASONAHORES no desconoce la potestad de los trabajadores a acudir ante un juez si entiende que sus derechos han sido vulnerados, pero es necesario erradicar la adulteración de los procesos en que se sustentan los embargo asaltos, porque estamos jugando con fuego; y el día en que ocurra un hecho lamentable a un turistas en uno de estos episodios, lo vamos a lamentar, porque este tipo de ataques a los establecimientos no ocurre en otros países”, afirma la entidad en su comunicado.

El lunes el presidente de la cadena hotelera española Bahía Príncipe pidió al presidente Danilo Medina, intervenir para que no se repitan acciones como el embargo-asalto que afectó a un establecimiento de la empresa en el complejo turístico Nueva Romana en la que hombres armados con machetes y armas de fuego penetraron violentamente a la propiedad y aterrorizaron a los turistas.

Pablo Piñero plantea en una carta enviada al mandatario que no quiere “si quiera imaginar por un momento”, que alguno de estos atacantes “dispare a un turista y cause alguna muerte, cosa que puede pasar muy fácilmente”, y afirma que los “daños serían incalculables”.