Inicio Pulso Centro Mirador: el arte visto desde el altruismo

Centro Mirador: el arte visto desde el altruismo

Compartir

Han transcurrido cinco años desde que el Centro Cultural Mirador Santo Domingo (CCMSD) abriera sus puertas. Ubicado al pie de uno de los farallones del Parque Mirador Sur, el Centro conjuga un impresionante escenario ecológico y medioambientalista con una atractiva arquitectura de atmósfera y diseño contemporáneo. La entidad, que forma parte de la Fundación Centro Cultural Mirador Santo Domingo, INC., surgió como fruto de la intensa actividad artística y cultural que desde diciembre de 1980 comenzó a promover Purísima de León, su directora general, un ejemplo de dominicana emprendedora y preocupada por el desarrollo social de su país.

En sus palabras queda impregnado el accionar que siempre ha caracterizado a esta gran mujer: “Lo más importante es tener un propósito, una motivación. No basta con soñarlo; hay que actuar y esforzarse con pasión para lograrlo”. Durante la década de los 80 y la segunda mitad de los 90, De León se dio a la tarea de promover exposiciones y actividades artísticas y culturales para estimular el talento creativo de los jóvenes de la época, una agenda que desarrolló con el apoyo ocasional de la Galería de Arte Arawak, el Instituto Cultural Domínico Americano y la Asociación de Bancos Comerciales.

Difusión de la dominicanidad

Diseñado para funcionar como un centro multicultural sin fines de lucro, el CCMSD es un espacio en el que se manifiestan las artes visuales y escénicas, la música, el cine, la moda y la artesanía. El Centro no está ajeno al turismo, uno de los propósitos que persigue es la revalorización del nuestro patrimonio artístico y cultural para que tanto dominicanos como extranjeros puedan admirar la calidad de nuestro arte. Esto se traduce en un reconocimiento del valor social y cultural de un pueblo que a lo largo de su historia ha sembrado fecundas semillas de creatividad, a través del talento y la obra de un gran número de artistas visuales, hombres y mujeres, que hoy constituyen parte fundamental del estatuto “Marca País”.

Becas y programas

El hecho de funcionar como una extensión de la Escuela Nacional de Bellas Artes acredita oficialmente al Centro para impartir docencia en Pintura, Escultura y Dibujo. Uno de sus programas más admirados es la “Beca Centro Cultural Mirador Santo Domingo de artista en residencia”, que persigue estimular el talento y el desarrollo profesional de artistas jóvenes de escasos recursos económicos, quienes reciben instrucciones técnicas en artes visuales, formación en teoría e historia del Arte, y les permite producir su propia obra durante tres meses bajo el amparo económico del Centro.

Espacios llenos de arte

El Centro Mirador cuenta con varios espacios de exhibición: la sala “Rafael Díaz Niesse”, para exposiciones temporales de artistas clásicos y modernos, nacionales y extranjeros consagrados; la sala “Frank Marino Hernández”, diseñada para la exposición de piezas de alta colección y de las destinadas al mercadeo de tipo benefactor, cuyos fondos generados fortalecen los programas de desarrollo del Centro; y la sala “Fradique Lizardo”, ideada para albergar exposiciones especiales de expresiones estéticas y culturales no correspondientes a las artes visuales, entre ellas la presentación de proyectos mono y multitemáticos de carácter educativo, medioambiente, turístico o de salud.

La Galería de Arte Joven / Escuela de Bellas Artes “Rafael Díaz Niesse”, también es un espacio vital en el CCMSD, ya que ha sido concebida museográficamente para funcionar como una sala de exposiciones temporales de arte joven. En el Centro funciona la Sala de Proyectos / Centro de Documentación e Investigación, unidad especial de planificación y acopio de datos, documentos e informaciones relacionadas con la historia y el acontecer artístico y cultural de República Dominicana y del Caribe.