Inicio Pulso Expertos inician estudio arqueológico en ruinas de San Francisco en la Zona...

Expertos inician estudio arqueológico en ruinas de San Francisco en la Zona Colonial

Compartir
[ Publicidad ]

Expertos dominicanos junto con la dirección del experimentado arqueólogo español Ildefonso Ramírez González, quien ha tenido a su cargo centenares de estudios arqueológicos a nivel mundial, darán inicio a una investigación de campo de estudio del antiguo Monasterio de San Francisco y su entorno.

La coordinación general del proyecto está a cargo de la Unidad Coordinadora del Programa de Fomento del Turismo en la Ciudad Colonial (PFTCC), del Ministerio de Turismo (MITUR), y es parte del programa de recuperación y puesta en valor de la Ciudad Colonial, que se realiza con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo.

También participa en el estudio el Ministerio de Cultura a través de su Comisión Consultiva de Arqueología y de la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental, instituciones que aprobaron la investigación mediante los oficios MINC-VMPC-CCA/2016-002 del 22 de Abril del 2016 y  DNPM/PP-123-16 del 17 de junio del 2016 respectivamente.

“Todos los profesionales y técnicos dominicanos, que participan en las labores arqueológicas han sido cedidos por estas instituciones estatales” explica una información servida por MITUR, que además destaca la participación del Ayuntamiento del Distrito Nacional a través de su Oficina del Centro Histórico.

MITUR asegura que para este proyecto ha sido convocado el “personal de la máxima calificación y la más amplia experiencia del país en materia arqueológica”, para trabajar junto al consultor internacional Ildefonso Ramírez, quien ha sido contratado como director de la investigación.

Las investigaciones serán realizadas por tres brigadas, cada una liderada por un arqueólogo calificado, un técnico asistente y obreros con experiencia en este tipo de trabajo.

La investigación de un año, dice la nota de la PFTCC, contempla fases de gabinete y campo con el objetivo de “levantar la información arqueológica necesaria para la interpretación de la evolución histórica y arquitectónica del Monasterio de San Francisco y para tomar las mejores decisiones acerca de la rehabilitación y conservación del monumento”.