Compartir

Rita Cabrer Botello, nuestra editora en Jefe en la revista Bohío y demás productos editoriales de Ediciones Cabrer, decana de la prensa turística dominicana, acaba de fallecer, a los 87 años, en la ciudad de Miami, Estados Unidos. Le sobreviven su hija Roxanna Caminero de Bonarelli y suesposo Gaetano Bonarelli, ocho nietos y 17 bisnietos.

Todo el equipo de Ediciones Cabrer, encabezado por su nieto y director ejecutivo Reynaldo Caminero, quien la acompañó durante los últimos 29 años codo a codo en este camino de la comunicación turística, lamenta con profundo pesar la pérdida de una de las grandes visionarias del sector turístico del país, una mujer excepcional que desde 1966 se encargó de dar a conocer al mundo las bondades de nuestro destino, líder indiscutible en el Caribe.

Fue fundadora, junto al también fallecido Luis Augusto Caminero, de la Asociación Dominicana de Prensa Turística (Adompretur), en 1977, entidad que presidió de 1988 a 1990;de la Guía Nacional de Turismo de la República Dominicana,La Cotica, en 1984 –editada hoy en 11 idiomas–; y de otros productos editoriales que revolucionaron el sector.

De trato afable, siempre con una sonrisa –incluso ante las adversidades–, y dueña de un donaire particular que delataba su pasión por lo que emprendía, doña Rita, como cariñosamente se le conocía, deja un vacío difícil de llenar por el legado extraordinario que nos ha heredado en materia de prensa, promoción turística y calidez humana.

Hasta el momento de su deceso se mantuvo activa como editora en Jefe de Ediciones Cabrer, S.R.L, empresa quefundó en 1996 y que en la actualidad engloba al grupo de medios especializados del que la revista Bohío es el buque insignia desde hace casi 56 años –de publicación ininterrumpida– y al que pertenecen La Cotica, los mapas regionales de turismo Find Yourself, Tourispedia y el portal BohioNews.com.

Mejor un «hasta luego»

Los miembros de su equipo extrañaremos su presencia, su ánimo contagioso, su sapiencia y lúcidos criterios, además del fuerte vínculo afectivo que nos unía a ella, y nos comprometemos a ser continuadores de sus ideales de ver crecer y fortalecerse nuestro sector. 

De la gran dama del periodismo turístico dominicano extrañaremos su pluma asertiva, con la que se expresaba en cada edición de Bohío desde su editorial “De mi escritorio”, ese espacio tan suyo donde supo reflexionar sobre temas de actualidad y de vital interés para el sector, a la vez que hacía conciencia para llamar a la acción o reconocía las loables iniciativas de los principales actores del turismo nacional.  

En este difícil momento de dolor les transmitimos a su familia y a quienes también tuvieron el inmenso privilegio de conocerla nuestras sentidas condolencias. Rita Cabrer Botello era amor y dedicación al prójimo; así la recordaremos. Paz a su alma.