Inicio Pulso Campamento de fútbol al estilo A.C. Perugia

Campamento de fútbol al estilo A.C. Perugia

Compartir
[ Publicidad ]popular

Para los deportes no hay edad, pero si desde niños comenzamos a practicar las disciplinas que nos gustan, el placer de entregarnos a esta sana actividad es mayor. Y cuando se trata de fútbol, un deporte que se ha afianzado en el gusto de los dominicanos, son los chicos los que más disfrutan al aprender la técnica y emular las jugadas de sus ídolos.

La fiebre del fútbol continúa con la llegada a Santo Domingo del A.C. Perugia Summer Camp, un campamento de verano que en julio hizo las delicias de los niños y adolescentes que se matricularon para recibir clases teóricas y prácticas con tres entrenadores italianos con experiencia en ligas profesionales de su país.

Bajo la batuta del director Giovanni Musumeci, quien fue jugador de fútbol hasta los 28 años, los jóvenes alumnos mostraron sus mejores deseos en las clases y entrenamientos y tuvieron la oportunidad de aprender con una metodología diferente y nunca aplicada en nuestro país. Para ello Musumeci se hizo acompañar de los entrenadores Paolo Damiani y Giovanni Broglia. Los tres están calificados por la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) y la Federación Italiana de Fútbol (FIGC).

Ellos coinciden en que los campamentos de fútbol influyen de cierta manera en el desarrollo de quienes aspiran a ser jugadores profesionales, pues son un primer paso para que los alumnos se apasionen aún más por el deporte y aprendan la necesidad de jugar en equipo. Además, sirven para mantenerse entrenados durante el verano y conocer diferentes metodologías que mejoran el conocimiento del jugador, a la par que brindan una sana diversión.

De campamento a academia

“Es importante practicar fútbol desde pequeños y con entrenadores que sepan lo que hacen, que conozcan las fases sensibles del crecimiento de los niños para hacerlos trabajar en determinados aspectos”, señala Musumeci, y agrega que es fundamental el desarrollo técnico y motor cuando son pequeñitos, pues estas características se quedarán con ellos hasta la adultez.

El A.C. Perugia Summer Camp consistió en un concentrado de fútbol. “Durante dos semanas trabajamos con un esquema de pirámide con el que nos enfocamos en el trabajo básico hasta llegar al trabajo de grupo y de equipo. El monitoreo continuado del desarrollo del jugador es muy útil, y esta es la forma en que se hace en toda la cantera del Perugia Calcio, un club que cuenta con entrenadores que estudiaron este sistema de entrenamiento”, explica Musumeci.

Al hablar de su experiencia en el país, el director del campamento de verano menciona que aunque las culturas italiana y dominicana son diferentes, su estancia ha sido muy agradable, divertida y formativa. En cuanto al estatus del fútbol dominicano, entiende que se debe hacer un mayor esfuerzo para mejorar el nivel y lograr mejores resultados en el ámbito internacional. “Entre nuestros planes está establecer de manera oficial una academia de fútbol en Santo Domingo para poder trabajar todo el año con los chicos y chicas que quieren jugar con un equipo profesional”, adelanta en exclusiva Giovanni Musumeci a Bohío.

Paolo Damiani

Empezó a jugar a los seis años. Luego de una lesión que sufrió a los 18, comenzó a entrenar a un equipo de jóvenes de su ciudad y ahí le surgió la pasión por ser entrenador, para lo cual según él, se necesita mucha coherencia, sabiduría, sinceridad y capacidad de comunicación. En el A.C. Perugia Summer Camp se encargó del desarrollo de las capacidades técnico-tácticas individuales y les trasmitió a los alumnos la necesidad de trabajar en equipo para llegar al objetivo, respetar las reglas y entender sus propios límites para superarlos. Si tuviera que describir al A.C. Perugia en pocas palabras, estas serían, pasión, metodología y oportunidad para crecer. Su ídolo futbolístico es Paolo Maldini.

Giovanni Broglia

De niño su jugador más admirado era Alessandro del Piero. Su infancia transcurrió en un entorno futbolístico, y como el deporte le apasionaba decidió estudiarlo para mejorar sus habilidades. Para ser un buen entrenador, señala, es preciso mantener una buena conducta ética-moral, aparte de dominar conocimientos específicos de la materia. A los alumnos del campamento de verano les trasmitió la importancia del respeto de las reglas y del juego justo (fair play) y los ayudó a mejorar su motricidad mediante ejercitaciones coordinadas junto a la actividad motora típica del fútbol. Considera que el A.C. Perugia es un equipo profesional que brinda la posibilidad a muchos jóvenes de mejorar y tener experiencia en escenarios nacionales.ν