Inicio Cultura Yan Páez, un nuevo talento de la estética nacional

Yan Páez, un nuevo talento de la estética nacional

Compartir
[ Publicidad ]popular

A propósito de la conmemoración y celebración del XXV aniversario de la creación de la Plaza de la Cultura de Bonao, entidad difusiva y académica que creara el insigne Maestro de la plástica dominicana Cándido Bidó (Bonao 1936-SD 2011) presentamos a Yan Páez, egresado de la carrera de artes visuales de este centro de artes fundado por Bidó en su natal Bonao.

Aunque del centro de artes han egresado grandes  talentos que hoy gravitan en distintos escenarios del arte nacional confesamos que Yan es uno de los más destacados productos a propósito de su bien estructurada formación académica y que hoy tiene la oportunidad de compartir con sus estudiantes en su alma mater.

Con sus cinco exposiciones individuales y decenas de colectivas tanto en el país como en el exterior, Yan Páez ha ido abriendo paso en esta extensa autopista de la praxis artística lo que le ha reportado una ascendente carrera que inició con buen pie y las expectativas son aún mayores.

Este joven artista nacido en Montecristi (1986) y radicado junto a su familia en Bonao ha desarrollado una pasión dibujística y pictórica que nos habla de un artista comprometido, no sólo con su taller, sino con su pueblo, su nación, y con una sociedad en caos en la cual él aspira a contribuir con su mejoría, al menos con lineas y colores.

En sus pinturas vemos y sentimos parte de esas preocupaciones sobre todo cuando aborda el tema de la mujer. Desde los orígenes de sus creaciones pictóricas vemos su apego a la forma y la formalidad representacional de sus cuerpos y figuras que nos habla de un artista meticuloso y apegado al orden, sin que esto sea un impedimento para un espontáneo fluir creativo que vemos en sus obras.

Cada pintura que nos muestra es un enigma por descubrir. sí, un enigma cargado de erotismo y sutileza que nos transporta junto al color a un imaginario espacio laberíntico del que no deseamos salir.

Sabemos que en un artista joven la garantía de éxito está subordinada al margen del talento, a un constante trabajo y disciplina sacerdotal, no obstante, y siendo modestos, apostamos que este joven talento nuestro será en un futuro referente nacional del arte dominicano.