Inicio Pulso Adriano Espaillat: Un senador de origen dominicano en Nueva York

Adriano Espaillat: Un senador de origen dominicano en Nueva York

Compartir
sc-senador
[ Publicidad ]

El panorama está cambiando poco a poco para los hispanos en Estados Unidos. Hoy son más de 40 los dominicanos que ocupan posiciones electas en ese país, entre ellos senadores y diputados estatales, alcaldes y regidores. 

Todavía queda un buen camino por recorrer para lograr la representación en el Congreso, en Washington, pero ese día está cada vez más cerca. Así piensa Adriano Espaillat, senador del estado de Nueva York, primer dominicano electo a una Asamblea de Estado en Estados Unidos.

Para él es un privilegio y una gran responsabilidad poder articular las aspiraciones y la agenda de miles de neoyorquinos de origen dominicano. Asegura que ocupar esa posición representa una gran oportunidad para impulsar iniciativas y proyectos que se reflejen positivamente en las conquistas sociales, económicas, políticas y culturales de la nutrida comunidad dominicana en “La gran manzana”.

Bohío: Usted llegó a Estados Unidos con apenas nueve años de edad. ¿Qué recuerda de su infancia en su natal Santiago?
Adriano Espaillat: Recuerdo el Río Yaque del Norte, el Monumento de Santiago de los Caballeros, la tranquilidad, la limpieza de las calles y la amistad entre sus ciudadanos.

B: Estados Unidos es un país de grandes oportunidades, pero a la vez de grandes adversidades, en especial para los latinos por la barrera del idioma. ¿Cómo fueron sus inicios al llegar a una ciudad extraña?
AE: Fueron años difíciles, particularmente al enfrentar el aprendizaje de un nuevo idioma. Durante esa década no existía la educación bilingüe, de manera que permanecí en un salón de clases muchos días tratando de interpretar lo que decía la profesora en inglés.

B: ¿A qué edad comenzó a sentirse identificado con la política como carrera? ¿Qué aspiraciones tenía en ese momento?
AE: Como a los quince años. Era la época de la lucha por los derechos civiles, la guerra de Vietnam y el fin de la guerra de Abril. Sin dudas, estos fueron acontecimientos que marcaron mi vida. El ambiente estaba cargado de tensión y se sentía el respiro del cambio.
Un grupo de jóvenes fuimos entrenados políticamente por el reverendo Henry Rucker, un líder afroamericano de la iglesia Bautista.

B: De no haber emigrado, ¿cree que su carrera hubiera tomado similares giros en su país natal?
AE: Probablemente no, claro que fue una combinación de mis experiencias como inmigrante y mi formación en República Dominicana que forjaron mi futuro y camino. Sin dudas, esta nación me permitió hacer realidad mis aspiraciones.

B: ¿Cómo ha sido la incursión de la comunidad dominicana en el ambiente político de Estados Unidos? ¿Llegaremos a ver mayor representación en las distintas esferas?
AE: Ha sido excelente. Hoy contamos con más de 40 oficiales electos en todo Estados Unidos, incluidos alcaldes de las ciudades de Providence, Rhode Island; Lawrence, Massachusetts, y Passaic, Nueva Jersey. También contamos con un gran número de jueces electos en toda la unión. El presidente Obama nombró a varios dominicanos en puestos importantes en su administración, incluido a Thomas Pérez, vicefiscal general de Estados Unidos.

B: Las primarias demócratas del año pasado dieron mucho de qué hablar, pero usted salió victorioso. ¿Cómo califica ese proceso en el que derrotó a su compatriota Guillermo Linares?
AE: Fue un proceso controversial, ya que se trataba de una contienda entre dos candidatos de origen dominicano, pero me siento orgulloso de haber recibido el 62% de los votos emitidos y un porcentaje aún mayor dentro de nuestra comunidad. Estoy agradecido del apoyo que siempre me han brindado los votantes de mi distrito durante los últimos 16 años en la legislatura estatal de Nueva York, primero como asambleísta y ahora como senador por el estado.

B: Usted se ha referido al peligro medioambiental que supone la técnica conocida como fractura hidráulica (fracking), usada para favorecer la extracción del petróleo del subsuelo. ¿Cómo se trata este tema en Nueva York actualmente?
AE: Este tema es muy importante para los neoyorquinos, especialmente para los residentes de las zonas norte y oeste del estado donde se encuentran las reservas de petróleo del subsuelo. La práctica de fractura hidráulica no es legal en el estado de Nueva York. La industria de energía y petróleo lucha para que el gobernador Andrew Cuomo la apruebe. Respaldo el movimiento ambientalista que se opone a esta práctica y la considero peligrosa para la salud del medio ambiente y las reservas de agua potable.

B: En su discurso de investidura, el presidente Obama dijo que Estados Unidos tiene que encontrar la forma de dar la “bienvenida” a los inmigrantes luchadores que buscan oportunidades. ¿Cuál cree que sea el futuro de las políticas migratorias?
AE: Creo que finalmente llegó el momento para la reforma migratoria. Los resultados de las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos enseñaron claramente el poder del voto latino. Creo que durante este último período del presidente Obama vamos a ver una reforma migratoria que les presente un camino hacia la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados.

B: Hoy se da un fenómeno en las remesas y las generaciones de dominicanos en Estados Unidos. Muchos de esos descendientes, en su mayoría jóvenes, ya no tienen en República Dominicana familiares directos a quienes enviarles dinero. ¿Se corre el riesgo de que vayan perdiendo el vínculo con sus orígenes, con la cultura de sus padres y abuelos? ¿Qué podría hacer el gobierno dominicano al respecto?
AE: Es común que generaciones descendientes de dominicanos que se han desarrollado en Estados Unidos busquen asimilar la cultura y vida cotidiana de Estados Unidos. Debemos lanzar nuevas iniciativas para asegurar un lazo permanente entre estos jóvenes de origen dominicano y la patria que vio nacer a sus padres. También debemos de crear mejores condiciones para que ellos puedan sentirse seguros de invertir en el desarrollo económico y turístico de República Dominicana.

senadoradrianoB: El turismo como motor impulsor de la economía dominicana es un tema que ha estado en boga desde que el presidente Danilo Medina asumió el poder. Desde su punto de vista, ¿qué aspectos atentan contra esta importante industria, que nos ubica como destino número uno del área del Caribe?
AE:
Es importante asegurar que el turista se sienta seguro dentro de las zonas turísticas del país. Hoy muchos dominicanos visitan la República como turistas y merecen las mejores condiciones de seguridad ciudadana posible. Para mantener un mejor turismo en República Dominicana necesitamos seguridad, una infraestructura moderna y estabilidad económica en la nación.