Inicio Negocios Kira Vilanova, orgullo hispano en Estados Unidos

Kira Vilanova, orgullo hispano en Estados Unidos

Compartir
sc-KiraVilanova
[ Publicidad ]

El televidente común sabe cuándo un profesional de la comunicación tiene habilidades y carisma. Basta con verlo unas pocas veces y concentrarse en lo que es capaz de trasmitir a través de la pantalla chica.

Y Kira Vilanova es una de esas que enamora desde que uno la ve y la escucha. La anfitriona de ¡Al despertar!, programa matutino en español de mayor audiencia del área de la bahía de San Francisco, California, nos abre las puertas de su universo para develarnos sus criterios sobre el éxito, su amor por República Dominicana y sus retos y pasiones.

Desde que tenía uso de razón sabía que iba a ser comunicadora. “Me imaginaba con un ‘talk show’. Mi primera inspiración llegó por vía de mi mamá –de origen dominicano–, quien fue pionera en la televisión salvadoreña durante mi infancia. Fue algo que le llegó sin buscarlo, y que hacía sin el mayor esfuerzo, y yo estuve expuesta a los foros y camerinos”,rememora Kira.

Su entrega al campo de la comunicación va más allá. También es maestra de ceremonias e imparte talleres de motivación, lo que evidencia su inconfundible don de liderazgo. “No sé si la gente que tiene ese don necesariamente lo interioriza en un momento específico de su vida. Para mí, más allá de ser líder, mi propósito radica en darle sentido a mi trabajo, que mis palabras y acciones estén alineadas con mis valores. Y, sí, me gustaría contribuir a dejar este mundo mejor de cómo lo encontré”, señala.

Agradable despertar

Kira-01Haber sido seleccionada para conducir ¡Al despertar!, de la cadena Univisión, fue para Kira una prueba de que se cosecha lo que se siembra. Según sus propias palabras, tuvo la suerte de estar rodeada de mujeres que creyeron en ella, “aún cuando yo no lo hice”. Ser la elegida entre un grupo de mucho talento y más experiencia, le abrió esa primera puerta. Pero a pesar de que antes de ese momento su carrera ya era exitosa detrás de cámaras, la noticia cambió el curso de su camino.

Ganar un Emmy es una meta que pocos llegan a cumplir. Kira se encuentra entre ellos. Tuvo la suerte de ser candidata a ese galardón desde el primer año de su programa al aire, y lo obtuvo durante el segundo, en una competencia en la que figuraban presentadores de las grandes cadenas estadounidenses. Su padre había viajado a San Francisco exclusivamente para la ceremonia y ella le pudo agradecer la solidez que siempre significó en su vida. “Él falleció este año y no me verá en cuerpo ganarme los que me faltan (¡ejem!), por lo que recuerdo ese momento con gran emoción. Una no hace su trabajo para que se lo premien, pero ¡sí que motiva!”

Un cariño inmenso

“República Dominicana para mí es sinónimo de alegría. Allí viví parte de los años más formativos de mi vida, en una época en que el calor humano –algo por lo que los dominicanos somos muy conocidos– fue vital”, nos cuenta. Su adolescencia fue perfecta gracias a la larga lista de amigos con los que compartió. Además de las palmeras y las playas paradisíacas, recuerda también la música: “La rebeldía más grande que cometí fue escaparme a bailar al malecón sin permiso. Esos altos niveles de gozar sanamente me dieron la vida. Y hoy, a pesar de estar lejos, me regocijo con sólo recordarlos. Mi corazón vive repartido y parte de mi paraíso terrenal tiene aeropuerto, y es SDQ”, afirma con emoción.

Ese factor llamado éxito

“El éxito sucede cuando la habilidad supera el reto, pero esto no significa que el miedo debe paralizarnos cuando creemos no tener la habilidad. Al contrario, el truco está en reconocer que se pueden hacer o aprender a hacer las cosas a pesar del miedo”. Ese precepto no es algo que Kira domina el 100% de las veces, como ella misma dice, pero sí lo recuerda cuando titubea para dar el próximo paso.

Sus palabras son precisas a la hora de dar consejos a los jóvenes que quieren ser emprendedores, sobre todo a los que anhelan el tan llevado y traído sueño americano: “Olvídense del sueño americano y tracen su sueño personal. Si la meta es alcanzar la autosuficiencia financiera, o una carrera exitosa, crean en sí mismos y capacítense. Parece cantaleta, pero para mí es cierto por una razón sencilla: para triunfar tienes que creer que puedes”.

Sueños por cumplir

“¡Casi todos!”, responde de una vez. Considera que profesionalmente está satisfecha, pero se visualiza llegando a audiencias más grandes a través de múltiples plataformas, haciendo radio y escribiendo. “Y qué maravilloso es el día en que tu nombre tiene el peso suficiente para acarrear con una causa, poder explicar por qué el abuso a los animales no está bien, o el tráfico de niños… y que la gente te crea porque te has ganado su confianza”. En eso radicaría la realización personal para Kira.

Mientras tanto se conforma con no comer carne y enseñarle la compasión a su hijo. Asegura que no es tan ilusa como para pensar que “ser vegetariana está salvando la vida de alguna vaquita. Pero duermo tranquila sabiendo que yo no soy parte de ese círculo. Es lo mismo por lo que pasa el que se cuestiona si recoger su botella de refresco de la playa hace la diferencia. Pues por alguna parte tenemos que empezar, ¿no crees? Estoy de acuerdo con Mahatma Gandhi cuando dijo que debemos ser el cambio que en el mundo queremos ver”.