Inicio Pulso Linette Arbaje

Linette Arbaje

Compartir
[ Publicidad ]

Linette Arbaje de Cuello, presidente de la Asociación Dominicana de Operadores de Turismo (ADOTUR), desde muy joven tuvo muy claro lo que no quería ser: una persona común y corriente. Sus sueños eran más abarcadores: ser una empresaria con su propio negocio, como su padre, quería aportar a la sociedad con su esfuerzo y trabajo.

Por vivir en la zona fronteriza, fue un testigo cercano de la pobreza, la diferencia de clases sociales y de razas. Su infancia se desarrolló, en una primera etapa, en Las Matas de Farfán, ciudad a la que habían llegado sus antepasados provenientes del Líbano, vía Puerto Príncipe, en 1903. Luego Linette fue enviada a estudiar como interna al Colegio San José de Azua, y más tarde al Colegio Inmaculada Concepción de La Vega. “De mis años en Las Matas de Farfán recuerdo mis días con mis bisabuelos Miguel y Anita. Yo ayudaba a mi padre en su pequeña tienda ubicada frente al mercado público de la ciudad”, rememora Linette en entrevista exclusiva con Bohío, donde nos cuenta de sus inicios en el sector turístico y realiza un análisis sobre el presente y futuro de esa industria en el país.

¿Cómo surgió la idea de fundar Arbaje Tours & Mice?

En 1976, con apenas 17 años de edad, tuve mi primera experiencia en el mundo del turismo, con la participación en la apertura de una reconocida agencia de viajes que hoy se mantiene operando. Posteriormente participé en la fundación de la agencia de viajes Macorís Tours en San Francisco de Macorís.

Linette ArbajeMi esposo Armando Cuello fue director Comercial de Dominicana de Aviación hasta 1986, año en que decidimos fundar nuestra propia agencia. Viendo la gran oportunidad que se le estaba presentando a República Dominicana para convertirse en un destino turístico mundial, y al ver que la clase media estaba en crecimiento y que decenas de empresas se habían consolidado en el mercado nacional, determinamos que era el momento de emprender nuestro propio negocio.

La respuesta no se hizo esperar, comenzamos a recibir turistas individuales de América Latina y Europa. También iniciamos con la promoción de excursiones al extranjero lideradas por personajes del medio: Freddy Beras Goico a Tierra Santa y Carnaval de Las Canarias; Milady de Cabral y Consuelo Despradel, Cachita, María Elena Núñez, Cuquín y Cecilia García a Europa, Cataratas del Niágara y Disney. Las empresas y los gremios comenzaron con sus eventos de convenciones, grupos de incentivos y lanzamientos de productos. En cuanto al turismo interno, creamos una serie de productos propios, como encuentros de la comunidad dominico-árabe, encuentros de solteros, rally V Centenario y los torneos de golf de Arbaje: Constru Golf, Medigolf y Banking Golf.

¿Cuáles cree que son los mayores logros del sector de agencias de viajes? Ante el auge de internet, ¿cómo se redefine el papel de la agencia de viajes?

Hoy día las agencias de viajes son diferentes a como eran hasta los años 90. Internet se ha convertido en una amenaza para las agencias que no dieron el giro hacia la tecnificación y profesionalización; para otras agencias internet se ha convertido en una excelente herramienta para ofrecer mejores productos a clientes mejor informados.

Existen las agencias completamente virtuales y las agencias presenciales. Las virtuales han tenido un crecimiento constante y las presenciales en nuestro país han bajado de más de 500 a algo más de 100; se han quedado las más profesionales con el personal más calificado. Las principales agencias de viajes de nuestro país ya cuentan con profesionales del marketing, otras como la nuestra cuentan con personal con maestrías en organización de eventos y en comunicación corporativa.

Ya no son las clásicas agencias de viajes del pasado, que se instalaban en la marquesina de una casa o que el padre o esposo le ponía esa pequeña empresa a su esposa o hija para que hiciera algo. Estamos en otros tiempos, en el tiempo de satisfacer una necesidad básica del ser humano que es vacacionar, pero vacacionar con seguridad y con productos de calidad. Eso solo se logra a través de buenas informaciones que se consiguen a través de internet, de boca en boca y del intermediario tradicional que son los agentes de viajes profesionales.

¿Sus hijas se incorporan a la empresa por vocación o por la necesidad de continuar el legado familiar?

Nuestras hijas se involucran con Arbaje Tours & Mice por vocación. Desde muy pequeñas conocían el trabajo que veníamos realizando mi esposo y yo. Ellas nos brindaban sus opiniones y observaciones, pues siempre hemos sido un equipo. Ambas trabajaron en otras empresas con otras responsabilidades: Jennifer laboró en el Citibank durante casi cuatro años, y Estefany trabajó como “marketing trainee” de Colgate Palmolive.

Al ver las oportunidades de crecimiento de nuestra empresa, y para captar nuevos segmentos de mercado, deciden irse a Barcelona para hacer sus maestrías. Al regresar se incorporan a tiempo completo en la empresa, y a partir de ese momento se logra una fusión perfecta. Como dijo una vez Warren Avis, fundador de Avis Rent A Car: “La combinación perfecta es tener las canas de la experiencia con el brío de la juventud”. Eso se ha logrado en Arbaje Tours & Mice, donde el cliente es el protagonista y quien se lleva todos los honores.

Usted ha brindado valiosa asesoría a varios clústeres turísticos. ¿Qué se requiere para poner en marcha una organización como esa? ¿Qué beneficios aporta a la industria turística?

Para poner en funcionamiento un Clúster Turístico se deben identificar los objetivos del núcleo que se quiere unificar para lograr mayor rentabilidad y sostenibilidad en el mercado, con todos los actores de la cadena de distribución: pequeños hoteles, restaurantes de comida fusión y creativa, artesanos, guías, taxistas, folcloristas con bailes regionales, especialistas en turismo de naturaleza (flora, fauna, senderismo).

El beneficio principal es que produce una derrama económica directa en todas las comunidades donde existen los clústeres, lo cual dinamiza la economía regional, eleva la calidad de vida y protege sus recursos naturales. Un ejemplo es la comunidad del Salto del Limón en Samaná, donde los guías, dueños de caballos, pequeños paradores o comedores que venden comida a visitantes generan ingresos que se quedan en esa comunidad.

¿Qué satisfacciones le ha traído la presidencia de la Asociación Dominicana de Operadores de Turismo (ADOTUR)?

Como miembro de ADOTUR y presidente de dicha institución, la mayor satisfacción ha sido participar en caravanas y congresos en los que hemos podido motivar nuevos mercados que luego se han consolidado como grandes emisores de turistas hacia nuestro país, como Rusia y Brasil. De igual manera, hemos luchado en todos los escenarios por los intereses de nuestra clase empresarial. Y gracias a ese trabajo hecho por un gran equipo de colaboradores los operadores siguen teniendo una gran influencia en la captación de los flujos turísticos que llegan al país y participación mayor en la cadena de valor y distribución del turismo dominicano y por lo que se ve, la seguirán teniendo en el corto, mediano y largo plazo.

Desde que Danilo Medina asumiera su compromiso público con el sector turístico, ¿qué tan cerca estamos de cumplir la meta de los 10 millones de turistas al año para 2022?

Si se mantiene la llegada de turistas como ha estado ocurriendo durante 2014, entendemos que no habría que esperar el año 2022 para llegar a la meta de los 10 millones que puso el presidente Danilo Medina. A pesar de que en algunos mercados ha habido crisis, como ha estado ocurriendo en Rusia por su conflicto con Ucrania, lo mismo que Argentina y Venezuela por restricciones en cuanto a consumo en dólares, otros mercados han respondido como nunca. Se necesitarán más habitaciones de playa y más en otros destinos, al igual que captar otros segmentos.

Punta Espada

Luego de tantos años de que se nos reconozca como un destino de sol y playa, ¿cuánto se ha avanzado en materia de diversificación de los productos turísticos nacionales?

Se podría decir que el turismo de República Dominicana se ha sustentado en el segmento de sol y playa y que en los demás segmentos han sido muy tímidos los esfuerzos realizados. En los últimos años se ha tratado de desarrollar el turismo de golf, marinas, pequeños aviones y cruceros. Es lamentable que a escala nacional no haya un gran centro de exhibiciones y congresos, sobre todo en Santo Domingo, ciudad que en un futuro visualizamos como un destino de eventos y negocios; lo mismo pudiera darse en Santiago de los Caballeros. También hay que trabajar en la consolidación del turismo de naturaleza o ecológico. República Dominicana se podría considerar como un pequeño continente, su eslogan así lo dice: lo tenemos todo. Para alcanzar los 10 millones de turistas en diez años, es importante diversificar la oferta de productos, además de que –como se dice– no tendríamos todos los huevos en la misma canasta. Se necesita crear un equipo-observatorio de profesionales que trabaje en estrategias.

¿Qué estrategias considera las más viables en la actualidad para captar mercados no tradicionales?

República Dominicana carece de una institución tipo Procolombia (antigua PROEXPORT), o como su similar de Panamá. Dichas instituciones tienen la responsabilidad de dar a conocer al mundo las facilidades que ofrecen sus respectivos países e invitan a cientos de agentes de viajes con todos los gastos pagados para que conozcan todas sus ofertas, incluidos diversos productos: congresos, incentivos y atractivos turísticos.

En República Dominicana no tenemos una institución que realice esta labor, solo se dan los casos de agentes de viajes que vienen a conocer los hoteles de playa, no así las ofertas de otras modalidades. De igual manera se hace imprescindible participar en otras ferias mundiales de otros segmentos, tal y como ya lo está haciendo el Ministerio de Turismo al incluir la participación en ferias de bodas, golf y cruceros, además de las ferias tradicionales como Fitur, ITB Berlín, WTM, Top Resa…

Si tuviera que recomendar un destino dominicano a un viajero extranjero, ¿cuál sería?

Primero hay que conocer el perfil del visitante. Si es aventurero joven, tenemos Barahona-Pedernales con Bahía de las Águilas, Jarabacoa para que visite el Pico Duarte y el Río Yaque del Norte. Si es un visitante con familia, le invito a que conozca Bávaro-Punta Cana, y si es un empresario de alto nivel, obligatoriamente lo estamos enviando a Casa de Campo o Punta Cana. Esa es la ventaja de República Dominicana, tenemos de todo para todos.

¿Qué destinos internacionales todavía están pendientes en su agenda de viajes?

Tengo un viaje pendiente por los países de Europa del Este, el cual tuve que posponer por asuntos de trabajo. También quiero conocer con más detalle a Marsella, en Francia. Allí nació (en tránsito) una de mis tías cuando mis abuelos venían del Líbano hacia República Dominicana.

Háblenos de los beneficios del multidestino en el Caribe. Por ejemplo, el “Corredor Biológico del Caribe” (entre Cuba, República Dominicana y Haití) es un proyecto que podría mover un turismo científico y de naturaleza. ¿Cómo serían los beneficios mutuos para Haití y Dominicana con más iniciativas de multidestino?

Es lamentable que todavía a esta fecha República Dominicana no cuente con una línea aérea nacional, la que pudiera apoyar el desarrollo del multidestino caribeño y centroamericano.

El turista que visita la región se podría considerar que es un secuestrado del destino visitado, esto debido a que no existe la suficiente cantidad de líneas aéreas regionales que suplan de forma eficiente y económica lo que llamamos conectividad aérea.

Marsella

Los operadores, agentes de viajes y clientes se quejan de lo ilógico que resulta un desplazamiento entre dos países del Caribe, más costoso que un boleto de ida y vuelta de cualquiera de estos países a Estados Unidos o Europa. La voracidad de los gobiernos por captar impuestos y de las líneas aéreas por hacer sus negocios más rentables hace que el desarrollo del multidestino sea imposible de alcanzar, por lo menos, en el corto plazo. Productos como el Corredor Biológico del Caribe son intentos para conectarnos, además de sus objetivos científicos, pero sin líneas aéreas son productos que no tendrán consumidores.

Con respecto a Haití y República Dominicana y un posible multidestino, siempre hemos opinado que hasta tanto nuestros vecinos no logren tener mayores controles sanitarios, no favorecemos la promoción de ambos destinos en una estrategia conjunta. Entendemos que Haití está dando pasos para mejorar en esa dirección pero todavía le falta mucho por hacer, pues de todos es conocido que nuestros hospitales viven llenos de pacientes de esa nación que vienen en busca de servicios que allá no les pueden ofrecer, y por ende tampoco estarían en capacidad de ofrecer a sus visitantes.