Inicio CotoRita Aprendí muy temprano que es mejor un poco de tinta opaca que...

Aprendí muy temprano que es mejor un poco de tinta opaca que una mente brillante.

Compartir
premio-rita
[ Publicidad ]

El día 11 de julio tuve el gran honor de recibir un reconocimiento muy especial del Senado de la República, en un acto solemne celebrado en el Salón Polivalente del Congreso Nacional. Allí, entre personas muy queridas, tuve la oportunidad de expresar estas palabras que ahora me permito compartir con los lectores de Bohío:

Aprendí muy temprano que es mejor un poco de tinta opaca que una mente brillante.

Hay momentos en la vida de las personas, que son especiales en sí mismos y este, por muchos motivos, es un día muy especial para mí, para mi familia, y pienso que para el sector turismo de nuestro país, factor clave en el estímulo y transformación hacia una economía sostenible, y en el cual he desarrollado mi trabajo en los últimos 45 años.

Al recibir este galardón que nos concede el Senado de la República, me siento una mujer bendecida por Dios, pues lo recibo con la satisfacción que enaltece un reconocimiento que nos llega desde las entrañas del pueblo dominicano, representado por los honorables senadores que componen este primer poder del Estado.

El trecho para llegar a este lugar de permanencia en la historia del periodismo de la pluma blanca está trillado con muchas jornadas de trabajo realizado con desvelo, amor, entusiasmo, y la responsabilidad de los fundadores de Bohío, Don Luis Augusto Caminero Jiménez y quien les habla, con el apoyo de mi adorada familia y del equipo que hace posible que las ediciones físicas de la revista Bohío, la Guía Nacional de Turismo de la República Dominicana, La Cotica, los mapas regionales Find Yourself, y las ediciones digitales de bohionews, dominicanway y turispedia lleguen al público con un excelente contenido y la calidad del diseño e impresión que nos caracteriza. Este reconocimiento es también para todos ellos y en especial para quien los dirige, mi nieto 
Reynaldo Caminero, artífice de la nueva etapa y la imagen que estrenamos a partir de este 45 aniversario.

La satisfacción espiritual que produce un evento de esta naturaleza, obliga a un agradecimiento imperecedero hacia el Presidente del Senado, señor Reynaldo Pared Pérez; al señor Arístides Victoria Yeb, Senador por la Provincia María Trinidad Sánchez; al Senador que representa la hermosa provincia de San José de Ocoa, señor Carlos Castillo, quien originó la moción, y a todos los senadores que aprobaron y dictaron la Resolución que me otorga este reconocimiento.

Créanme que este honor acrecienta el incentivo que nos produce trabajar enfocados por el desarrollo de una industria, considerada como uno de los principales motores generadores de empleo y de ingresos económicos a escala mundial –más fuerte que la industria del petróleo y la deprimente industria de la guerra–, y que en este país bendecido por la naturaleza, puede llevar a los menos favorecidos los bienes que es capaz de producir esta hermosa actividad humana que nosotros llamamos la industria de la paz, el turismo.

Muchas gracias, gracias del alma, y que Dios bendiga a nuestro país y les bendiga a todos.