Inicio Pulso Aprendiendo a vivir con diabetes

Aprendiendo a vivir con diabetes

Compartir
front-diabetes
[ Publicidad ]

Para lidiar con la diabetes, enfermedad que afecta a un millón de personas en República Dominicana, existe una organización comprometida a apoyar y a educar. Aprendiendo a Vivir: Fundación Pro-Ayuda a la Educación para Diabéticos.

Es la primera de su tipo en el país, realiza campañas preventivas que contribuyen a tomar conciencia y a desmitificar el mal para que pacientes y la sociedad en general tengan una mejor arma para enfrentarlo.


Aprendiendo a Vivir
asiste al diabético a través de educación de la más alta calidad sobre su condición, acceso a atención médica y canalización de medicamentos. De ahí que el panorama para estos pacientes haya cambiado en los últimos años, desde que José Antonio López Vanderhorst, su fundador, basado en su propia experiencia de vida –diagnosticado con diabetes tipo 1 en 2003–, se diera a la tarea de dedicarse a resaltar la importancia de la educación en el tratamiento y la vida con esa condición.

A su regreso de Estados Unidos, donde López Vanderhorst se trató en uno de los centros médicos más reconocidos, percibió en la sociedad dominicana la gran desinformación existente, los mitos, los tabúes y la falta de instituciones que colaboraran con la causa. “En 2006 hicimos contacto con el Servicio de Endocrinología del Hospital Infantil Robert Reid Cabral, y comenzamos un proyecto que, gracias al respaldo del hospital, inició con 22 pacientes diabéticos en enero del año siguiente”, nos cuenta.

Los logros no se hicieron esperar y en 2008 el programa Aprendiendo a Vivir (AAV) beneficiaba a más de 80 niños y adolescentes con diabetes en todo el país. “Gracias al financiamiento recibido de empresas privadas y de donantes particulares fue un éxito palpable el cambio en la calidad de vida de los pacientes”, señala.

Ese mismo año el proyecto obtuvo reconocimiento nacional gracias al desarrollo de actividades pro-recaudación de fondos, que permitió presentar un programa de apadrinamiento para inyectar recursos y poder seguir con la importante labor social. También tuvo lugar el primer campamento para pacientes diabéticos. En 2009 la Fundación logra instalar el primer centro de educación, y deja el hospital sólo para las emergencias médicas de sus pacientes. Esa iniciativa permitió hacer una labor más organizada e independiente, ahora con más de 300 niños, jóvenes y adultos.

diabetes02Contra la falta de información
Según él, la diabetes es mejor manejada por las personas cuando tienen un conocimiento profundo de la condición. “Cuando fundamos AAV, ninguna otra institución en República Dominicana trabajaba la educación en diabetes. Nuestra población vivía entre falta de información, mitos y un gran desconocimiento sobre la enfermedad”, apunta.

Gracias a la labor de estos años, las personas con diabetes en nuestro país tienen la posibilidad de vivir con mejor calidad de vida. Consciente del papel de la juventud como energía para el progreso, AAV empodera a jóvenes a ser líderes de cambio social en sus comunidades, y lleva a cabo campañas educativas para alertar sobre la diabetes y sus complicaciones. Además, colabora con educación continuada para los profesionales que trabajan con personas que la padecen.

Logros palpables
AAV ha proporcionado un apoyo cabal a los pacientes del Servicio de Endocrinología del Hospital Infantil Robert Reid Cabral, al garantizarles acceso a sus medicamentos, glucómetros y tiras, y un programa de educación completo, multidisciplinario y comprensivo, que les permite a ellos y sus familiares controlar la diabetes y mejorar su calidad de vida.

El año 2011 sumó nuevos logros: AAV recibió más de 500 visitas de personas con diabetes en su centro de educación; inició el programa Dar + Contra la Diabetes, cuyo objetivo es acercar personas con diabetes tipo 2 a la fundación; participó por quinto año consecutivo en la campaña Unidos por la Diabetes, y celebró el Mes Nacional de la Diabetes en República Dominicana. El día mundial dedicado a esta enfermedad también recibió amplia cobertura masiva en prensa y televisión.

Desde 2009 AAV ha sido capaz de lograr una sinergia que ha beneficiado a más de 650 dominicanos con diabetes. Entre las iniciativas más loables está Campo Amigo Dominicano, que consiste en jornadas de verano que se convierten en una herramienta inigualable para los pacientes, sus padres y sus familiares en cuanto al correcto manejo de su condición. Las visitas a la comunidad, como parte de Una Mano Amiga, han ayudado a alcanzar objetivos específicos en la vida de cada paciente. Una gran aliada es AYUDA, organización hermana que colabora con Aprendiendo a Vivir para hacer que la Fundación sea autosostenible.

En junio de 2012 tuvo lugar la tan esperada “Ganémosle la “Carrera a la Diabetes” (5Km – 10Km), con sede en el Jardín Botánico y en la que participaron miles de dominicanos, entre pacientes y personas identificadas con la noble iniciativa benéfica de AAV. Varias personalidades de diferentes sectores de la sociedad prestaron su imagen para la eficaz campaña, entre ellos Juan Marichal, Huchi Lora, Jatnna Tavarez, Ricardo Piantini, Laura García Godoy, Allam de Moya y Brandon Sanford, todos pacientes diabéticos.

diabetes01Diabetes en República Dominicana
Estadísticas recientes indican que el 25% de los dominicanos padece diabetes o tiene niveles de glucemia en sangre fuera de los rangos normales. El estilo de vida de nuestra población hace que exista gran cantidad de personas sedentarias, que desconocen los beneficios de una correcta nutrición y del ejercicio. Las estadísticas revelan que casi el 75% de los dominicanos no se ejercita. Lamentablemente, aun cuando haya programas sociales que benefician a las personas con diabetes, no existe una política pública para hacer frente a la situación.