Inicio Conciencia Ciudadana El respeto a la propiedad privada y pública

El respeto a la propiedad privada y pública

Compartir
[ Publicidad ]

cc9

PRIMERA PARTE

Virtudes Cívicas

Una de las principales virtudes cívicas que todos deben conocer y practicar, indispensables para llegar a ser un buen ciudadano, son las siguientes:

9—El respeto a la propiedad privada y pública.—

Para que nuestras personas y nuestras propiedades sean respetadas, tenemos que respetar a todas las demás personas y sus propiedades.

 Una de las virtudes esenciales que deben ser practicadas por todos los ciudadanos que aspiran al progreso y bienestar de una comunidad, es el respeto a la propiedad privada. Si consideramos que alguna cosa es nuestra y esa cosa está en poder de otra persona, que no acepta voluntariamente devolverla, tenemos derecho a recurrir a los tribunales de justicia para que decidan lo que sea justo, y reconozcan al que tenga derecho a poseerla.

 Cualquier otro método está viciado de nulidad y no puede tener el apoyo de las personas sensatas. Nadie tiene derecho a dañar o destruir la propiedad privada o pública, ni apropiarse de ella, aprovechando circunstancias especiales, como épocas de calamidad pública o confusionismo político. Si no hay una policía eficiente y bien organizada, todos los ciudadanos honestos deben constituirse en policías para mantener el orden y preservar el derecho y respeto a la propiedad privada y pública. Los sistemas políticos que propician la subversión y el desorden, la intranquilidad y el caos, la violencia y el vandalismo, deben ser repudiados por todos los ciudadanos que quieren vivir en paz, en un ambiente de tranquilidad y orden, bases esenciales del progreso y bienestar para todos. Los que no tienen respeto a la propiedad privada y pública, y tratan de dañarla o destruirla, son delincuentes comunes, no importa los motivos que tengan para dañar o destruir esas propiedades, y por lo tanto deben ser tratados como delincuentes, sujetos a sanciones de los tribunales, y el repudio de las personas honestas, decentes y respetuosas.