Inicio Pulso Oscar Gómez: “Tenemos la posibilidad de cambiar el futuro”

Oscar Gómez: “Tenemos la posibilidad de cambiar el futuro”

Compartir
[ Publicidad ]

A Oscar Gómez, dominicano residente en Argentina, siempre le apasionó el turismo y todo lo relacionado con la industria de la hospitalidad. De ahí que realizara su máster en Administración Hotelera (énfasis en Marketing) en la University of Nevada (UNLV) y obtuviera una certificación de Alta Gerencia en The Hague Hotel School, en Holanda.

Con más de 30 años de experiencia en el sector y amplios conocimientos en mercadeo, ventas internacionales, canales de distribución y servicio al cliente, Gómez ha sido responsable de diseñar e implementar estrategias de mercadeo para mercados de Asia-Pacífico, Alemania, Austria, Suiza, Estonia, Estados Unidos, África, Medio Oriente, Rusia y Latinoamérica.

barna2En su vasta trayectoria ha ocupado posiciones de dirección en diferentes empresas del sector hospitalidad, entre ellas Casa de Campo (República Dominicana), SRS Worldhotels y Steigenberger Hotels and Resorts (ambos en Alemania) y Worldhotels (Argentina), donde actualmente actúa como Senior Director Sales & Marketing LATAM y es el responsable de la expansión del grupo y de la implementación de estrategias de ventas en Latinoamérica para los 450 hoteles bajo esa sombrilla.

El destacado profesional estuvo de visita en Santo Domingo, invitado por Barna, la principal escuela de Alta Dirección en el Caribe y única en República Dominicana, donde asistió a la presentación de las nuevas propuestas de los programas de perfeccionamiento directivo, una de ellas en el sector Turismo, y ofreció una conferencia magistral.

¿Cómo se inserta usted como profesor en el Programa de “Desarrollo directivo en Turismo” que ofrecerá Barna Business School?

Tengo una trayectoria de más de 30 años en turismo y hotelería. Cuando surge la idea de Barna de incorporar estos módulos novedosos y actualizados, me lo consultaron, y obviamente me interesé, por ser una manera de contribuir al desarrollo de mi país.

¿Qué significa haber sido invitado como profesor para el módulo de Turismo?

Estoy muy agradecido que Barna me ofrezca esta oportunidad, pues es una escuela que busca incorporar dinamismo y nuevos módulos de gerencia y formación para los profesionales interesados. Para mí, como profesional, es una forma de devolver algo a mi país y contribuir al progreso, formación, capacitación, amplitud de mente…

¿En qué consiste el módulo?

Tiene que ver con la capacitación de personas de la gerencia media que quieren ampliar sus conocimientos gerenciales o expandir sus conocimientos en el área de Turismo. También va dirigido a personas que estén pensando dedicarse a ella, que puede abarcar desde el manejo de una agencia de viajes hasta el trabajo en hoteles y cruceros. Cuando empecé a estudiar, a nosotros nos explicaban que en realidad el turismo cae bajo la llamada industria de la hospitalidad, en el sentido que todo lo relacionado con ofrecer un servicio se enmarca en nuestro campo de “expertise”. Los hoteles no son lo único, también hay agencias de viajes, hospitales, restaurantes… Eso es lo que queremos, formar y capacitar. El turismo y la hospitalidad son una de las industrias con mayor evolución y cambio, gracias a la tecnología. Cuando piensas que ya tenías “el toro por las astas”, la industria cambia totalmente con nuevos modelos de distribución.

Su conferencia magistral “Evoluciones y cambios en la industria sin chimenea” tuvo gran éxito en Barna. ¿En qué aspectos hizo usted más énfasis?

Consistió en dos partes esenciales en las que pudimos revisar un poco la historia para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. El presente no lo tocamos porque es lo que estamos viviendo; sin embargo, el futuro sí lo podemos modificar, por eso hago mucho énfasis en él. Hablamos de varios puntos de la hotelería a escala global y de temas relacionados con el desarrollo del turismo dominicano. También pude hablar de mis experiencias.

¿Cuánto ha cambiado Casa de Campo desde su paso por ese complejo?

Yo estudié en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, soy de la tercera promoción de hoteleros graduados en el país que preparó esa universidad, que en su momento era la única de República Dominicana con el programa de Administración hotelera como grado de licenciatura. Cuando entré a estudiar, tuve la oportunidad de hacer un entrenamiento gerencial por todas las áreas del hotel Santo Domingo en la capital.

Al terminar la licenciatura, antes de irme a Estados Unidos a hacer la maestría, trabajé durante un tiempo en Casa de Campo en el departamento de Grupos. He visto crecer y evolucionar a ese complejo. Su oferta es cada vez más exquisita: desde golf de primer nivel, tenis y deportes ecuestres hasta marina, gastronomía y villas de lujo, además de un gran número de amenidades e innovaciones.

Cuba está de moda, eso es una realidad. ¿Peligra nuestra cuota de visitantes procedentes de Estados Unidos?

Pienso como dominicano y también creo que es el comportamiento del caribeño. ¿A qué ir a Cuba a buscar sol, playa, ron si eso lo tengo aquí en Punta Cana, o en Samaná? Si voy a invertir en viajar, no quisiera ver lo mismo que ya tengo en mi país. Claro, está el tema de la historia, la cultura, el sistema específico que la vecina isla representa… Ahora bien, me preocupa el tema de los norteamericanos como nuestro principal cliente, que pueden tambalearse un poco porque sientan curiosidad. Cuba es un destino que “está sonando”.

 

Antes de radicarme en Argentina, donde resido desde hace 18 años, viví en Alemania y empecé a trabajar con Worldhotels, empresa de la que en la actualidad soy Senior Director Sales & Marketing para Latinoamérica, por lo que me traslado a Buenos Aires. La compañía se dedica a la representación, mercadeo y distribución de hoteles independientes, no trabajamos con hoteles de cadenas. Nuestro oficio es ofrecerles una plataforma de marketing, ventas y distribución a escala global para competir con las grandes cadenas pero manteniendo su independencia.

No tenemos dos hoteles iguales. Hoy están afiliados casi 450 repartidos por todo el mundo, aunque todavía no hay ninguno de República Dominicana. Cuando un establecimiento se incorpora a Worldhotels, se incorpora a esta plataforma y nosotros le ofrecemos 32 oficinas de venta, tecnología de punta para la distribución, consultoría para el manejo de sus productos…, pero la decisión final queda siempre en manos del equipo administrativo del hotel. Mi trabajo como Director Regional consiste en exportar turistas de Latinoamérica para que se alojen en hoteles nuestros y no en nuestra competencia, que son los hoteles de cadenas. 