Inicio Por Dentro Sobrepeso y obesidad, ¿enfermedades prevenibles?

Sobrepeso y obesidad, ¿enfermedades prevenibles?

Compartir
[ Publicidad ]

En la actualidad se sabe que los pacientes que presenten sobrepeso o sean obesos, son más propensos a sufrir hipertensión, diabetes, enfermedades coronarias, alteraciones en el colesterol, triglicéridos, síndrome metabólico, hígado graso, apnea del sueño, disfunción sexual, artritis y depresión.

loncheraEstas enfermedades podrían ser prevenibles con una orientación adecuada en nuestras familias, centros escolares y sitios de trabajo, donde se marcaría una diferencia, ya que se sabe del gran aumento de obesidad y sobrepeso en niños y adolescentes. Para tener éxito deberíamos establecer directrices y programas de orientación, educación y manejo en cinco ámbitos: comunitario, educativo, sanitario, laboral y empresarial, lo que se traduciría en la disminución sustancial de estas enfermedades y, por la tanto, se reflejaría en el gasto público en Salud. Es más fácil prevenir que tratar, y sale más económico. Las cifras de sobrepeso en pacientes adultos según el último estudio de los Factores de riesgo cardiovascular en República Dominicana (EFRICARD II) indican que el 31% de los adultos presenta sobrepeso, y el 26% presenta problemas de obesidad. En los niños el
porcentaje ha ido en aumento. Se calcula que 10% de los niños en edad escolar presenta sobrepeso y desarrollan obesidad. Deberíamos replantearnos porqué existe mayor promoción y accesibilidad a comida rápida con altas concentraciones de grasas saturadas, que a una alimentación variada y saludable con una adecuada distribución en el plato de carbohidratos, proteínas y grasas. Este tipo de alimentación actual de comida rápida, elevado consumo de alimentos procesados y meriendas ricas en calorías y jugos con gran concentración de azúcares, con una disminución de la actividad física, es lo que ha provocado este aumento en la población de sobrepeso y obesidad. Para evaluar si una persona es obesa o sufre de sobrepeso, se usa el índice de masa corporal que se calcula dividiendo el peso en kilo por la cantidad de m2. Para prevenirlos se recomienda un estilo de vida saludable, basado en ejercicio físico realizado de una manera frecuente y una alimentación pobre en azúcares, grasas, y alta en fibras, en la que se tome en cuenta el tamaño de las porciones, la frecuencia y la preparación de las mismas. Las personas carecen de actividad física en su vida diaria, laboral o privada, por lo que recomendamos que en vez de subir en ascensores tomen las escaleras, alejen el teléfono, fax o impresoras para que se tengan que parar varias veces en el día y no estén tanto tiempo inactivos. Esto generara cambios metabólicos importantes en nuestro organismo. Con nuestros niños debemos de controlar el uso de la televisión y los aparatos electrónicos que favorecen la inactividad. Debemos favorecer las actividades al aire libre que generan un gasto calórico y contribuyen a un buen estado de salud. ninos-corriendoLoncheras saludables La loncheras y las cafeterías de los colegios deben de estar regularizadas para que los niños reciban una adecuada alimentación y educación, pues pasan allí la mayor parte del día en estos centros educativos. Un ejemplo de una lonchera saludable sería usar yogures y rollitos de jamón y queso bajos en grasa, frutas, jugo de frutas naturales y cada día establecer menús diferentes para nuestros niños, de manera que no se aburran y reciban una alimentación adecuada. En las personas adultas es importante establecer la frecuencia, el tamaño de las porciones de los alimentos y la cocción de los mismos. Debemos salir de nuestra zona de confort para lograr metas. Con tan solo la disminución del 5% del peso se ven cambios importantes en pacientes hipertensos, con disminución de sus niveles tensionales, además, disminuye el colesterol y la glucemia en estos pacientes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene en marcha la estrategia mundial para la disminución de enfermedades no trasmisibles, como las anteriormente mencionadas. Esperemos que estas estrategias se establezcan como políticas a seguir y se apliquen a la realidad dominicana.

Por Dra. Waleska Sánchez Especialista en Nutriología Clínica y Nutrición Materno infantil ingridwaleska@hotmail.com www.nutriestheticrd.net

Dra.-Waleska-Sanchez