Inicio Pulso Sector turístico es esencial para el crecimiento económico de República Dominicana

Sector turístico es esencial para el crecimiento económico de República Dominicana

Compartir
[ Publicidad ]

De acuerdo al reciente informe del Estudio Económico de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) la economía de la República Dominicana crecerá en un 5% en el 2014, ingresando en el listado de países de la región del Caribe con indicadores positivos.

La Cepal indica que la República Dominicana se ubica entre los seis países que tendrán mayor crecimiento en la región durante el 2014.

El turismo es la principal actividad económica en la cual se sustenta el país y en lo que va de año ha ido incrementando el ingreso de turistas por lo que se prevé que al finalizar el 2014, cierre con cifras superiores a los cinco millones de turistas.

La región del Caribe muestra un aumento del dinamismo del turismo, lo que beneficiará a los países de la región centroamericana y caribeña. De acuerdo con el análisis de la Cepal, la reanudación del crecimiento económico de EE UU beneficiará a México y a los países de Centroamérica, mientras que la recuperación del Reino Unido y varias economías de la zona euro tendrá un impacto positivo, en especial en el Caribe, debido a la mayor llegada de turistas.

El organismo, en su informe anual 2014 dado a conocer ayer, sostuvo que a nivel regional, el crecimiento estará encabezado por Panamá, con un alza en su Producto Interno Bruto (PIB) de 6,7%, seguido por Bolivia (5,5%), Colombia, República Dominicana, Ecuador y Nicaragua, con expansiones de 5,0%.

“Se espera que el Istmo Centroamericano más Haití y República Dominicana crezca 4,4%, mientras que América del Sur se expandirá 1,8%, aunque con una amplia diversidad entre los países. El Caribe crecerá 2,0%, lo que implica un repunte desde el 1,2% anotado en 2013” informa la Cepal.

Indicó que las economías de América Latina y el Caribe crecerán en promedio 2,2% en 2014, a causa de la debilidad de la demanda externa, un bajo dinamismo de la demanda interna, insuficiente inversión y un limitado espacio para la implementación de políticas que impulsen la reactivación.